Pesquisar este blog

06 setembro 2009

Show brasileiro na Argentina


O texto que segue abaixo foi publicado no Yahoo argentino (http://www.yahoo.com.ar/, http://ar.sports.yahoo.com/noticias/deportes-brasil-hunde-argentina-orquesta-3-06092009-43.html) e faz referência ao jogo realizado ontem. No citado jogo, Argentina e Brasil foram à cidade de Rosário (terra de Che Guevara, Fito Páez e de meu amigo Omar Alejandro Bravo)se enfrentaram nas eliminatórias da copa do mundo. O resultado do jogo já é do conhecimento popular. Vamos ler a boa notícia?

Harold




Brasil hunde a Argentina a toda orquesta 3-1 y clasifica a Sudáfrica-2010


ROSARIO, Argentina (AFP) - Brasil dictó cátedra de fútbol plástico, elegante y señorial la noche del sábado para clasificarse al Mundial Sudáfrica-2010 con una victoria por 3-1 frente a una Argentina sin luces ni juego, en partido disputado en el estadio Gigante de Rosario (centro).
Los auriverdes sumaron con la victoria 30 puntos y le sacaron diez de diferencia a Colombia, el quinto, con nueve unidades por disputar en las eliminatorias sudamericanas.
El clasificatorio otorga cuatro cupos para Sudáfrica-2010 y al quinto la posibilidad de una repesca contra el cuarto de la Concacaf.
Argentina conservó a duras penas el cuarto puesto, con 22, aún en zona de clasificación, sólo porque lo favorecieron otros resultados de la jornada.
La escuadra verdeamarilla asestó el primer golpe al corazón albiceleste con un gol de cabeza de Luisao, una de las 'torres' de su defensa, a los 24 minutos.
Unas 40.000 almas que alentaban sin tregua a los argentinos enmudecieron al ver el balón anidado en el fondo del arco de Mariano Andújar, desguarnecido de custodias, tras un centro liviano pero preciso de Elano que le cayó como un regalo del cielo a Luisao.
Pero fue Luis 'Fabuloso' Fabiano quien clavó un puñal helado a los 31, tras un rebote en el arquero, así como a los 67 volvió a batir a Andújar con un exquisito toque de emboquillada.
Un rayo de esperanza había iluminado la noche de los argentinos cuando Jesús Dátolo metió un remate cruzado y de media distancia que se incrustó en un ángulo alto, a los 65.
Pero sin dar tiempo a organizar una reacción, apareció como un resplandor la calidad de Kaká para ponerle el pase largo a Luis Fabiano a espaldas de la defensa.
La caldera hirviente de fanáticos que burbujeaba en las tribunas, como los jugadores la habían buscado al mudarse del legendario estadio Monumental de Buenos Aires se apagaba lenta e inexorablemente.
El equipo que conduce el ídolo Diego Maradona fracasaba de nuevo sin personalidad de juego, sin vigor de ataque, frontal, rutinario, sin luces, aburrido.
Los argentinos no podían poner a Brasil bajo fuego, con su perla Lionel Messi forzado a bajar unos metros, donde encontraba el balón pero no el socio con el cual triangular, que no era Carlos Tevez, ni Jesús Dátolo, ni mucho menos Juan Verón, quien suele jugar a 40 metros del arco.
Tardaron poco en acomodarse Luisao y Lucio como dos columnas defensivas en el sector central, después del aluvión local de los primeros minutos, mientras que André Santos se convertía en un titán en la marca y una rueda de auxilio de generación de juego por el flanco izquierdo.
Argentina atacaba con alma y vida, pero faltaba tanto talento como una fórmula para sorprender, porque los delanteros recibían a menudo la pelota de espaldas al arco, acorralados de camisetas amarillas.
De tres veces que Brasil entró al área en el primer tiempo, dos terminaron en gol, casi como sin proponérselo, pese a que la dupla de centrales argentinos, Sebastián Domínguez y Nicolás Otamendi, superó su inexperiencia en partidos internacionales con solidez y acople.
La impaciencia se adueñaba del público porque en Argentina nadie daba un golpe de timón, nadie afinaba los instrumentos en esa orquesta sin armonía, y cuando se defendía hacía agua.
Los volantes brasileños Elano, Felipe Melo y Gilberto Silva defendían con el cuchillo entre los dientes y le cerraban el paso a Messi y compañía, e incluso había lugar para que Kaká y Luis Fabiano dibujaran algunos bellos arabescos con el balón en sus pies.
La cadena y la pausa brasileñas le ganaban así el duelo al vértigo y el ímpetu argentinos, cada vez más hundidos en la impotencia.
Ni Messi soltaba los duendes ni Sergio Aguero, quien entró en el segundo tiempo, se iluminaba para penetrar en ese laberinto defensivo que habíá levantado Brasil alrededor de Julio César.
Eliminatorias sudamericanas al Mundial-2010 - Decimoquinta fecha
Argentina - Brasil 1 - 3 (0-2)
Estadio: Gigante de Arroyito
Asistencia: 40.000 espectadores
Temperatura: 20 grados centígrados. Terreno: bueno
Arbitro: Oscar Ruiz. Asistentes de campo: Abraham González y Humberto Clavijo (terna colombiana)
- Goles:
Argentina: Dátolo (65)
Brasil: Luisao (24), Luis Fabiano (31, 67)
- Amonestados:
Argentina: Mascherano (42), Verón (62)
Brasil: Lucio (19), Kaká (19), Luisao (32), Fabiano (44), Ramíres (84)
- Alineaciones:
Argentina: Mariano Andújar - Javier Zanetti, Sebastián Domínguez, Nicolás Otamendi, Gabriel Heinze - Maximiliano Rodríguez (Sergio Agüero, 45), Javier Mascherano, Juan Verón, Jesús Dátolo - Lionel Messi, Carlos Tevez (Diego Milito, 69). DT: Diego Maradona.
Brasil: Julio César - Maicon, Lucio, Luisao, André Santos - Gilberto Silva, Elano (Dani Alves, 67), Felipe Melo - Kaká - Luis Fabiano (Adriano, 77), Robinho (Ramíres, 68). DT: Dunga.

Nenhum comentário: